Documentos históricos del Holocausto

Informe Gerstein

Se conoce como Informe Gerstein el testimonio escrito que realizó Kurt Gerstein, oficial de las SS, de su visita al campo de exterminio nazi de Belzec durante el verano de 1942 en su calidad de Director de los Servicios de Higiene de las Waffen-SS. El documento fue utilizado durante los Juicios de Nüremberg como prueba del Holocausto.1 2

Si bien su autenticidad histórica está demostrada, contiene algunas inexactitudes que, periódicamente, son utilizadas desde el camponegacionista para desinformar acerca del exterminio nazi.2 1

Gerstein fue testigo directo de todo el proceso de exterminio, desde la entrada al campo de los prisioneros, el expolio de sus objetos de valor, su clasificación y acondicionamiento, su exterminio y su posterior enterramiento. Presenció el asesinato de seis mil personas, escena para la que no estaba preparado ni profesionalmente, ni porque le hubieran informado previamente a su llegada.1 2

Informe Korherr

El Informe Korherr es un documento acerca del desarrollo del Holocausto, realizado por el inspector jefe de la Oficina de Estadísticas de las SS, el Dr. Richard Korherr, siguiendo las instrucciones de Heinrich Himmler del 18 de enero de 1943. El informe final, publicado en marzo de ese mismo año, donde se resumían los avances de la Solución Final a diciembre de 1942 y un informe complementario que abarcaba el primer trimestre de 1943. Himmler aceptó el informe, pero ordenó a Korherr cambiar el eufemismo utilizado para el asesinato de los judíos en el documento de la cada vez más conocida Sonderbehandlung o «trato especial», por la palabra Durchgeschleust o «transformados».

El informe calculaba que, desde el momento en que los nazis llegaron en 1933 al poder, hasta finales de 1942, cuatro millones de judíos habían sido eliminados de Europa, de los cuales 1,5 millones emigraron y los otros 2.454.000 o habían sido asesinados por losEinsatzgruppen o eliminados en los campos de exterminio.

El informe también admitía que esas muertes eran probablemente un total parcial, ya que excluía de forma expresa a los que murieron por causa de las duras condiciones en los guetos y en los campos de concentración. Korherr estimaba que alrededor de 6 millones de judíos quedaban aun en Europa. El informe concluye «Desde la toma del poder el número de judíos en Europa, que era de más de diez millones en1933, se ha reducido a la mitad, la disminución de más de cuatro millones se debe a la influencia alemana».

Adolf Eichmann, durante su juicio, recordó haber utilizado el informe Korherr para planificar la puesta en marcha de la Solución Final, incluidos los cálculos de la cantidad de trenes necesarios para el transporte de judíos hacia los campos de la muerte. Declaró también que había dado a Korherr «Toda nuestra materia sumamente secreta. Esa era la orden. Todos los envíos, en la medida en que nos lo habían sido relatados.»

En ese momento Korherr trabajaba para la RFA, en el ministerio de Hacienda (Bundesministerium der Finanzen), después de la guerra, afirmando que no entendía las cifras que figuraban en su propio informe, o a lo que se refería, por lo que fue finalmente despedido de su puesto en 1961.

Informe Vrba-Wetzler

 El informe Vrba-Wetzler, también conocido como el Protocolo de Auschwitz, y el libro de Auschwitz, es un documento de 32 páginas acerca del campo de concentración de Auschwitz en la Polonia ocupada durante el Holocausto. Fue escrito a mano y en eslovaco, dictado entre el 25 y el 27 de abril de 1944 por Rudolf Vrba y Alfred Wetzler, dos Judíos eslovacos que habían escapado de Auschwitz el 7 de abril. Fue escrito en la forma de un informe por el doctor Oscar Krasniansky de la Judenrat eslovaca, o consejo judío, y que lo tradujo simultáneamente al alemán.

El informe representa uno de los primeros intentos para estimar el número de personas muertas en el campo de concentración. Copias del informe existen en la Biblioteca y Museo Presidencial de Franklin D. Roosevelt en el Valle del Río Hudson, Nueva York, en los archivos delVaticano, y en el memorial Yad Vashem en Jerusalén1