La batalla de Berlín,rendición alemana

La situación en Alemania era también prontamente liquidada: la batalla de Berlín finalizó al amanecer del 2 de mayo, cuando el último comandante en jefe de la guarnición, el general Helmuth Weidling, entregó la ciudad a las tropas soviéticas al considerar inútil proseguir la lucha en la urbe ya bastante destrozada. El 3 de mayo se rendían también las guarniciones alemanas en los puertos de Hamburgo y Bremen, cercadas semanas antes por tropas británicas y canadienses.
El 4 de mayo de 1945, el mariscal británico Montgomery aceptó la rendición militar de todas las fuerzas alemanas que aún resistían en el norte y oeste de Holanda, el noroeste de Alemania y Dinamarca en la ciudad de Lüneburg, un área entre las ciudades de Hamburgo, Hanover y Bremen. Mientras el comandante operacional de algunas de estas fuerzas era el almirante Dönitz, éste señaló que la guerra europea había terminado y no tenía sentido resistir.
El 5 de mayo, Dönitz ordenó a todos los U-boats cesar las operaciones ofensivas y regresar a sus bases. El mismo día las fuerzas alemanas de Noruega se rendían ante los británicos y la resistencia local. Ese mismo día estalla la sublevación de la resietencia checa en Praga que ataca a las tropas alemanas que aún resisten en la región de Bohemia, atrapadas entre las tropas estadounidneses y el Ejército Rojo. Al día siguiente, 6 de mayo, se rendía la guarnición alemana de Breslau al mando del general Hermann Niehoff; dicha ciudad de Silesia se hallaba cercada por tropas soviéticas desde mediados de febrero y las sucesivas ofensivas del Ejército Rojo la habían alejado paulatinamente del territorio bajo control nazi.

A las 02:41 de la mañana del 7 de mayo de 1945, en los cuarteles de la SHAEF en Reims, Francia, el Jefe del Estado Mayor del Alto Mando de las fuerzas armadas alemanas, el general Alfred Jodl, firmó el acta de rendición incondicional para todas las fuerzas alemanas ante los Aliados.2 Esta incluía la frase “todas las fuerzas bajo el mando alemán cesarán las operaciones activas a las 23:01 horas, hora de Europa Central, el 8 de mayo de 1945”.
Cuando la Stavka soviética se enteró de la rendición firmada sólo ante británicos y estdounidenses en Reims, exigió que el comando supremo de la Wehrmacht también capitulara ante el Ejército Rojo, alegando que una rendición “parcial” dejaba a las tropas alemanas en libertad para seguir luchando contra las fuerzas soviéticas. Precisamente al día siguiente, pocas horas antes de la medianoche, los máximos jefes de la Wehrmacht fueron llevados a Berlín, liderados por el general Wilhelm Keitel, donde firmaron un documento similar, rindíendose explícitamente ante la Unión Soviética, en presencia del general Gueorgui Zhúkov, comandante en jefe de las tropas soviéticas en Alemania. De hecho, los líderes militares alemanes habían tratado de ganar tiempo para que los restos de varias unidades de la Wehrmacht huyeran lo más al oeste posible y evitaran así rendirse al Ejército Rojo, pero el alto mando de la Stavka soviética presionó para evitar esta maniobra de última hora y logró que las tropas alemanas aceptaran rendirse sin condiciones el 8 de mayo, sin importar el punto de Europa en donde estuvieran.

Anuncios

Autor: BUENOS DÍAS SEÑOR

mi solidaridad y mi esfuerzo para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s